acción

Haz lo que te de la gana

  • Sara 

Haz lo que te de la gana, sea lo que sea, quieras lo que quieras, ganes lo que ganes, pero haz algo. Haz lo que te de la gana, da igual lo que sea, como si quieres dedicarte a trepar árboles o si prefieres hacer recuento de estalactitas en cuevas. Sea lo que sea aquello que quieres, hazlo. Haz lo que te de la gana, aunque te llamen loco, idiota, torpe, estúpido, etc. Ignora a aquellos que te dicen que no puedes, que no debes, que no tienes talento, formación o recursos. Porque son ellos quienes no pueden, no deben… Leer más »Haz lo que te de la gana

Cómprate un sofá incómodo

  • Sara 

Cómprate un sofá incómodo y, aún mejor, adopta un perro o un gato que lo llenen de pelos, se apoderen de él y no te dejen ni un sólo hueco para sentarte. Adórnalo con la manta más fea y vieja que tengas, de esas que tienen pelotillas y da repelús tocarlas. Esparce por todo el sofá una bolsa de garbanzos secos y, si fuera necesario, métele unas cuantas chinchetas. Levanta el culo del sofá, de la cama, del sillón, de la hamaca, del puf, de la silla, de la butaca, del cojín y del colchón. Camina, pasea, avanza, viaja, corre,… Leer más »Cómprate un sofá incómodo

Cuidado con lo que deseas…

¿Has oído alguna vez la expresión “cuidado con lo que deseas porque se puede hacer realidad”? Yo sí, pero no voy a explicar cómo lograr que los deseos se hagan realidad. Nada de eso. Hoy voy a hablar de por qué desear algo es la forma más efectiva de no conseguirlo nunca. La palabra deseo viene del latín vulgar desidium “ociosidad, deseo, libido”. Desidium proviene del latín clásico desidia “ociosidad, pereza”, cuya raíz es el verbo desidere “permanecer sentado, detenerse”. El significado de desidium se amplió notablemente al verse influido por el verbo desiderare “echar de menos, echar en falta,… Leer más »Cuidado con lo que deseas…