Semillas de Conciencia

No puedo decir que un libro me haya cambiado la vida. Pero las semillas que fueron plantando en mi interior, me ayudaron a cambiar y a crecer tanto, que en la actualidad siento que soy una persona totalmente diferente a la que era hace unos años.
Me apasiona crear historias con valores positivos que ayuden a otras personas a convertirse en la mejor versión de sí mismos.

La Fresita que no Quería ser Cupcake

Es mi primer cuento ilustrado y tiene un mensaje importante: ¡Cree en ti!

Narra la historia de una fresita que siente que es única, diferente y especial y sueña con hacer llorar de la emoción al afortunado que la deguste al natural. Pero vive en un huerto en el que todas las fresas están destinadas a convertirse en cupcakes, por lo que tendrá que superar todo tipo de obstáculos para poder convertirse en un postre crudo.

Vivimos en una sociedad en la que cada vez está todo más organizado y dirigido para que no tengamos que pensar, sólo dejarnos llevar por la corriente y de este modo acabar todos encajando en el mismo molde. Pero somos muchos los que sentimos que ese molde no está hecho para nosotros (o no nos da la gana de entrar en el molde) y que queremos hacer algo que realmente nos haga sentirnos plenos, felices y realizados.

¿Qué hacer cuando todo tu entorno (familia, amigos, profesores, conocidos, TV…) te empuja para que vayas por un camino pero tu corazón te pide a gritos que vayas por otro?

Nada por delante, nada por detrás

Mi historia comienza como la de millones de adolescentes en todo el mundo, que siendo su autoestima minada por el bombardeo constante de imágenes de mujeres «perfectas», acaban odiando su cuerpo hasta el punto de creer que la única solución para todos sus problemas es someterse a una operación de cirugía estética. 

En mi caso ponerme implantes mamarios con 19 años no solucionó todos mis problemas. Fue un bonito parche que me puse y que hizo que mi baja autoestima se enfocara en otras partes del cuerpo que también eran «imperfectas», hasta el punto de llegar a obsesionarme con cambiar algunas de ellas. 

Afortunadamente con 28 años conocí a Eduardo Ramos, mi marido, que me amaba tal y como yo era, sin importarle en absoluto mi aspecto físico. Y como buen psicólogo y coach, me ayudó en mi camino para reconciliarme con mi imagen y poder revertir la operación.

Escribí este ebook con el deseo de poder ayudar a esas miles de hermosas mujeres que en algún momento de su vida también creyeron que eran defectuosas. Por ello es mi deseo regalarlo de forma GRATUITA y sin tener que suscribirse a ninguna lista de correo. Con hacer click en el botón de la izquierda, ya tienes acceso al mismo 😉

¿Quieres más?

Sígueme en redes sociales y entérate a la primera de todas las novedades