Haz lo que te de la gana

  • Sara 

Haz lo que te de la gana, sea lo que sea, quieras lo que quieras, ganes lo que ganes, pero haz algo.

Haz lo que te de la gana, da igual lo que sea, como si quieres dedicarte a trepar árboles o si prefieres hacer recuento de estalactitas en cuevas. Sea lo que sea aquello que quieres, hazlo.

Haz lo que te de la gana, aunque te llamen loco, idiota, torpe, estúpido, etc. Ignora a aquellos que te dicen que no puedes, que no debes, que no tienes talento, formación o recursos. Porque son ellos quienes no pueden, no deben y no tienen lo que hay que tener.

Haz lo que te de la gana, aunque los demás no lo valoren, te critiquen o te juzguen. De todas formas, aunque siguieras sus consejos, caminos y reglas, seguirían sin valorarte, te criticarían y juzgarían igualmente.

Haz lo que te de la gana, porque lo más valioso que tenemos en la vida es el tiempo, así que inviértelo en algo que realmente te motive, apasione y te ayude a crecer.

Haz lo que te de la gana y acepta que los demás no quieran hacer lo mismo con sus vidas. No pretendas cambiar a los demás, dedícate a cambiarte a ti mismo primero. Conviértete en un ejemplo que inspire a los demás, y deja en paz al resto del mundo.

Haz lo que te de la gana y comienza a confiar más en ti. Suelta la duda y deja de una vez de creer que los demás saben más que tú. Nadie mejor que tú sabe lo que es mejor para ti. Escucha los consejos de los demás, aprende lo que necesites, pero sigue los dictados de tu intuición. Utiliza la razón a tu favor, pero actúa con corazón.

Haz lo que te de la gana y no te quedes estancado. Si deja de darte la gana hacerlo, déjalo y busca otra cosa, no te auto-esclavices a una decisión del pasado. Avanza siempre para seguir creciendo, si no creces, mueres.

Haz lo que te de la gana y sé el mejor en tu área. Sé una de aquellas personas que aportan valor a los demás, que dan antes de pedir algo a cambio. Deja de mendigar y exigir que alguien te mantenga, te pague o te saque las castañas del fuego mientras te comportas como un vegetal. Da primero para recibir después, no a la inversa.

Haz lo que te de la gana, pero no te lo tomes en serio. Haz las cosas lo mejor que puedas y añádele a todo un poco de sentido del humor. Ríete de ti mismo y los problemas se irán a buscar a otro a quien poder amargarle la vida.

Haz lo que te de la gana, pero hazlo ya. No esperes a mañana, ni a que los planetas se alineen, ni a que pase la crisis, ni a que venga un salvador que te rescate de tu miserable vida… Hoy es el mejor día para elegir ser feliz.

Haz lo que te de la gana, y ya que mueves el culo, hazlo con estilo, lúcete, hazte ver. No te escondas en tu cubículo, no te guardes para ti tus talentos. Comparte lo que haces con el mundo y haz de éste un lugar mejor para vivir.

Haz lo que te de la gana, ¿por qué? Porque la única misión de nuestra vida es ser felices. Cómo lo logremos sólo depende de nosotros.

Haz lo que te de la gana, deja de intentar complacer a todo el mundo y comienza a complacerte a ti primero.

Deja un comentario