Fresita, el musical – Episodio 3: Sobreviviré

«Debo sobrevivir, mostrándome». Mi mayor saboteador durante mi vida ha sido mi fantasía improductiva. Siempre soñando con que alguien «mágicamente», se daría cuenta de que yo tenía talento para las artes, ya fuera pintar, bailar, escribir, actuar, etc. Pero no me mostraba al 100%, no me desnudaba por miedo.

Yo era de las que se quedaban tras las bambalinas mirando cómo otros con menos talento se exponían al público sin temor. Y hace tiempo decidí que iba a cambiar, que no iba a seguir soñando, sino que iba a despertar de una vez para hacer lo que realmente me hacía feliz.

Hay quien cree que esto es fácil porque me ven desinhibida en los vídeos. Pero no. Me sigue costando un fresón y medio publicarlos. Porque disfruto muchísimo con el proceso creativo. Disfruto como una enana cantando, bailando e interpretando, pero en cuanto veo o escucho la grabación, me posee el espíritu del juez implacable perfeccionista… Pero continúo paso a paso. Porque sigo aprendiendo con Fresita, escuchando a mi corazón, y éste me dice que avance por este camino. Y confío.

Ayer mismo tuve que luchar cara a cara contra el parásito mental que me decía que tengo una voz horrible y que no existía la opción de que a alguien pudiera gustarle lo que hago. Afortunadamente me rodeo de personas bonitas que me hablan de corazón y ayer mi queridísima amiga Ana me dijo sinceramente: «¿Cómo que no te gusta tu voz? ¡Si a mí me parece muy bonita!»

En ocasiones, cuando la visión interna está destruida, es necesario verse a través de los ojos de los demás. Cuando dudo, utilizo a Edu de espejo y veo en sus ojos lo que a mí me cuesta tanto ver. Sobreviviré. Sobreviviré a mis miedos y a mi juez interno que es más duro que dos millones de haters enfurecidos. Esta mañana estaba reflexionando. Creo que no hay nada que pueda decirme nadie que sea peor que lo que me he dicho a mí misma en alguna ocasión. Me he hecho reír a mi misma.

Sigo aprendiendo, sigo fortaleciendo mi mente, sigo creando y sigo divirtiéndome en el proceso. ¡Espero que vosotros os divirtáis con el resultado!

Deja un comentario