Es el momento de eclipsar a los demás

  • Sara 

Últimamente me sorprende el poder que tenemos de auto-sabotearnos con nuestras creencias y pensamientos negativos. Se nos olvida nuestra esencia, se nos olvida que somos seres maravillosos, con un potencial ilimitado y luz propia. Y se nos olvida porque tenemos el foco puesto fuera de nosotros.

Sólo vemos lo que hay fuera: vemos lo bien que habla uno, lo guapo que es otro, lo bien que se le da a ella cocinar, la cantidad de amigos que tienen otros, el éxito profesional que tiene él, el éxito en el amor que tiene ella… haciéndonos sentir más y más pequeños. Y nos centramos en lo que no tenemos, pensando que cuando lo tengamos seremos felices. Seré feliz el día que tenga una casa, el día que haya pagado la hipoteca, el día que encuentre trabajo, el día que cambie de trabajo porque mi jefe es horrible, el día que encuentre pareja, el día que tengamos un hijo, el día que…. así continuamente, como en un círculo vicioso que nos lleva a la continua insatisfacción.

¿Y por qué? Porque tenemos el foco en el exterior. Y cuando se tiene fuera, la percepción de la realidad se distorsiona y acabamos exagerando lo bueno de los demás y lo malo nuestro: ella tiene un tipazo de impresión y yo tengo un culo que parece una mesa de camilla, él es un crack social y a mí se me da fatal relacionarme con la gente, mira qué casa tan bonita tienen y la mía está que se cae por momentos…

Se nos olvida que la auténtica felicidad sólo se consigue poniendo el foco en nuestro interior, en conectar con nuestra divinidad, con nuestro ser más auténtico. Cuando descubramos nuestro auténtico poder, ya nada del exterior tendrá tanto valor, porque la percepción cambiará y podremos agradecer y valorar todo lo bueno y maravilloso que tenemos en nuestra vida, a la vez que podremos celebrar y valorar los éxitos ajenos sin sentirnos mal por ello. Y será entonces, cuando permitamos que la luz que hay en nosotros brille con tal fuerza, que no dejará indiferente a nadie.

Eres grande, eres importante, eres fuerte, eres poderoso… que no se te olvide!!!

Recuerda que aunque el sol sea un gigante poderoso, siempre llega el día en el que una minúscula luna es capaz de eclipsarlo.

¡Cree en ti!

Deja un comentario