El Milpiés Que Quería Bailar Claqué

Es un cuento de educación emocional, ideado para enseñar a niños y adultos a soltar emociones atrapadas y cómo identificar esos «personajes» que habitan en nuestra mente y nos sabotean con sus vocecitas negativas. La historia se intercala «tips» para profundizar en las enseñanzas del cuento e incluye un diagrama de refuerzo para poder gestionar esas «piedras» con las que nos tropezamos en el día a día. 

Disponible en tapa blanda y en formato Kindle.

Sinopsis

Kamal es un milpiés que tiene un sueño: convertirse en el mejor bailarín de claqué del mundo.

Pero está a punto de ahogarse en el Pantano de la Mediocridad. Afortunadamente la patita Noa llegará para ofrecerle la mejor ayuda posible: las herramientas necesarias para que él mismo se libere de las emociones y de los malandrines que le están hundiendo en el fango.

En su viaje hacia el Valle de la Liberación, Kamal tendrá que enfrentarse a retos que le ayudarán a entender cómo la luz de su intuición puede guiarle hacia sus sueños. 

Recomendado a partir de 10 años. 124 páginas. Disponible en Tapa blanda y formato Kindle.

Por qué

Si de pequeña me hubieran enseñado a gestionar correctamente mis emociones, no hubiera tocado fondo de adulta. Caí en un «pozo de mierda» tan profundo que no sabía cómo salir de él. Fue por ello que comencé una búsqueda desesperada a lo largo de todas las técnicas y herramientas de desarrollo personal con las que me iba cruzando. Algo que me ha caracterizado a lo largo de mi vida es mi carácter «obsesivo» cuando conecto con algo. Es por ello que cada vez que aprendía una nueva técnica, la practicaba intensamente todos los días con la esperanza de que sería por fin la herramienta definitiva que me sacaría de dicho pozo. Acumulé miles de horas de práctica para llegar a una conclusión: «La gran mayoría de técnicas o herramientas no funcionan». Alivian ligeramente, pero yo no buscaba calmar los síntomas, yo buscaba sanar de raíz. 

Gracias a que mi marido Eduardo es psicólogo y volcó toda su energía en ayudarme, pudimos ir conectando los puntos clave de distintas técnicas para acabar dando con lo que realmente me sacó del pozo para siempre. El día que por primera vez en mi vida sentí cómo desaparecía la presión/ansiedad que sentía en el pecho desde que nací, vi la luz. Eso sí… se fue sólo durante 5 segundos. Pero esos 5 segundos me dieron la confianza para seguir profundizando. A las semanas esa ansiedad volvió a desaparecer durante 1 minuto. A los días despareció durante 2 minutos. Más adelante, despareció durante casi media hora. Y fui acumulando momentos de sentirme liberada que cada vez duraban más en el tiempo, hasta que a día de hoy mi estado natural es estar tranquila. Claro que si me tropiezo con alguna «piedra» en el camino me puede sacar de mi equilibrio, pero tengo tan integradas las herramientas que en cuestión de pocos minutos vuelvo a él, en lugar de quedarme enganchada en la montaña rusa como me pasaba hace años. 

Cuando comencé a buscar cuentos para regalar a mis sobrinos, no encontraba ninguno que me convenciera. Yo quería regalarles algo que les ayudara de verdad a lo largo de su vida para que no cayeran en el mismo pozo que caí yo. Así que fue cuando me planteé escribir yo misma los cuentos y enseñarles de forma entretenida esos trucos o herramientas que yo utilizo en mi día a día. Y así nació El Milpiés Que Quería Bailar Claqué.

Este cuento resume nuestros últimos 10 años de investigación en busca de la felicidad. Espero que os sirva de ayuda y que vuestro corazón brille con tanta fuerza que desaparezcan toda la tristeza, el dolor y el miedo de vuestra vida.