Crear vs. Sentir

  • Sara 

“¿Cómo se te ocurren esas ideas?” me suele preguntar la gente. Y la cuestión es que no SE me ocurren, sino que SIMPLEMENTE OCURREN. Y es que cuando estoy en proceso de creación auténtica, no pienso, siento.

Claro que se pueden crear cosas pensando, pero en mi caso nunca me he sentido absolutamente satisfecha con el resultado. Una creación artística, ya sea una pintura, una coreografía o lo que sea, cuando nace de forma racional muere de la misma forma. Soy incapaz de calcular el tiempo que he podido llegar a perder cuando he intentando crear algo racionalmente. Nunca he sentido que estaba acabado, porque la mente cambia constantemente, recibimos más información cada día, aprendemos más y más, vemos cosas diferentes y siempre hay algo que se puede mejorar. Una creación así, la ves pasado el tiempo y te parece una auténtica mierda. Hay gente que piensa que eso es bueno porque quiere decir que has mejorado. Pero una auténtica obra de arte es atemporal.

Me ha costado mucho tiempo darme cuenta de esto. Pero las creaciones de las que estoy más orgullosa son las que han nacido de forma espontánea. Tuve un profesor de pintura que me insistía en que antes de pintar un cuadro tenía que tener el boceto clarísimo y detalladísimo. Yo no valgo para eso. Yo necesito ponerme delante del lienzo en blanco sin pensar. Dejo la mente tan blanca como el lienzo hasta que cojo un color y empiezo a sentir. Y a partir de ese color nace el cuadro. Yo no soy quien pinta, es el cuadro el que se pinta solo. El lienzo me va pidiendo lo que necesita y yo simplemente se lo doy. Es una liberación absoluta.

Con la danza el proceso de creación puede variar. Unas veces encuentro yo la canción que necesito para expresar lo que siento y otras veces es la canción la que me encuentra a mí. En cualquier caso la clave del éxito es no pensar. Ya lo dijo Michael Jackson:

Pensar es el mayor error que un bailarín puede cometer. No hay que pensar, hay que sentir.”

Deja un comentario